tecnoysoft software y tecnologia

Richard Stallman y sus errores de difusión

Creo no equivocarme al decir que a pesar de nuestro respeto y admiración por el señor Richard Stallman, no siempre estamos de acuerdo con sus métodos. En esta ocasión les voy a hablar de lo que considero una desafortunada campaña de difusión del software libre.

Idealismo

Empecemos por esta bonita declaración de intenciones, donde el señor Stallman deja meridianamente claro su objetivo.

“Mi trabajo en el software libre está motivado por un objetivo idealista: difundir libertad y cooperación. Quiero motivar la expansión del software libre, reemplazando el software privativo que prohíbe la cooperación, y de este modo hacer nuestra sociedad mejor.”

Puede que yo también sea un idealista, por eso defiendo el uso del software libre. Pero nunca he permitido que el idealismo sea un obstáculo sino un objetivo y, es ahí, donde creo que falla la metodología del señor Stallman.

Parece no tener en cuenta que su objetivo no es algo a corto plazo, el sistema de mercado y laboral son un auténtico escollo. Se requiere un cambio y ni siquiera vislumbro la luz al final del túnel.

Libertad y software privativo

Hablando de libertad, reconozco que aquí se luce el señor Stallman.

“La libertad no es poder elegir entre unas pocas opciones impuestas, sino tener el control de tu propia vida. La libertad no es elegir quien será tu amo, es no tener amo“

Completamente de acuerdo, pero siempre que se vea como un objetivo. Observo la libertad como el privilegio por excelencia, algo por lo que realmente merece la pena luchar. Algo, que en el mundo en que vivimos está lejos de conseguir, casi una utopía. Por esa razón hay que ir paso a paso, lo contrario, ademas de contraproducente, es un ejercicio estéril.

¿Podemos limitar la libertad?

Sí, pero establecer la linea roja es muy difícil, casi un ejercicio de riesgo, diría yo. No vivimos en un mundo ideal, cooperativo, ni nada que se le parezca. Hay que comer, mantener y educar a una familia, etc. No queda otra que utilizar los medios disponibles, pues las utopías no dan de comer. Por esa razón, no es el software privativo el problema, es el mundo en que vivimos. Ese es el gran error del señor Stallman, da la sensación de que no vive en este mundo.

Falta de apoyo a las distribuciones GNU/Linux

Un sistema operativo es una herramienta y no un objetivo, algo que parece no entender el señor Stallman, forzando a la FSF a una política desenfocada de la realidad. Capar el kernel Linux nos lleva a una situación límite, los fabricantes no están por la labor, nuestros ordenadores no funcionan correctamente y eso no es práctico. No es de extrañar que bajo esas premisas cualquiera se aleje del uso del software libre. No digo que no se continúe en el desarrollo de las distribuciones libres, pero es un error no apoyar a las que usan la inmensa mayoría, las únicas que nos dan visibilidad. No se pueden cometer errores de base, así no progresamos.

Conferencias

Algo que algunos critican diciendo que el señor Stallman debería dedicarse a programar, todo un atrevimiento imponerle a alguien una actividad. Evidentemente, me alejo de esos iluminados, será que no estoy a su altura. Pero vamos al grano.

¿Son realmente útiles?

Son útiles, a la hora de aclarar conceptos, pero en cuanto a lo demás, totalmente inútiles. No cumplen con el objetivo de difundir el software libre, pues los errores antes expuestos y algunos que se me quedan en el tintero, presentan una opción que se aleja de la realidad. Esas conferencias solo atienden a convencidos no a convencer.

Y ahora mi contradicción, a pesar de todo me gustan, me relajan, no me pregunten por qué, no sabría responderles.

Conclusión

Soy de los pocos que ha defendido la vuelta del señor Stallman a la directiva de la FSF, hasta publiqué un post. A veces entro en contradicciones, pues es un tema tan complejo que a veces los no ponen muy difícil. Creo que el señor Stallman a estas alturas no va a cambiar su mensage, una pena. Ni que la FSF apoye a todas las distribuciones GNU/Linux. A veces pienso que tienen razón los que dicen que hay que pasar página.

Esto es todo compañeros, al final, en vez de dedicarme a aclarar, he creado algo de confusión. Pero lo hago intencionalmente, ahora toca reflexionar sobre nuestro presente, futuro y, qué hacer con lo que tenemos.